5 Súper consejos para tener un césped feliz

5 Súper consejos para tener un césped feliz

consejos cesped feliz

Algo que todos queremos ver en nuestro jardín es un césped verde y saludable, de hecho, es una de nuestras especialidades y una inquietud habitual en las consultas de nuestros clientes. A continuación te explicamos cinco sencillos consejos para conseguir un césped perfecto. Ahora viene la temporada más delicada del año, la cálida, y si no prestamos atención a nuestro césped, será muy difícil mantenerlo correctamente:

 

1) El corte

Es mejor cortarlo poco y de forma regular que mucho y de una sola vez. Una técnica que siempre usamos es cortarlo con un patrón irregular, hacerlo desde varias direcciones para que las raíces de la hierba no se presionen en la misma dirección. Lo ideal es reducir el tallo aproximadamente a la mitad o dos tercios, cerca de 5 cm. Y dato importante, a mediados de verano dejamos la hierba un poco más larga, ya que soportará mejor los periodos de sequía.

 

2) Abonado

El césped necesita nutrientes que reducimos con cada corte: nitrógeno, fósforo y potasio. Por ello, lo cuidamos con un suplemento de abono cada mes que ayuda a restaurar esos nutrientes que le quitamos durante su mantenimiento. Un césped nutrido es un césped feliz. El tiempo ideal para este proceso es a finales del invierno, justo antes de la primavera y de las temperaturas cálidas.

 

3) Riego

La época más delicada donde hay que tener un especial cuidado es a mediados de primavera y durante el verano. Eso significa que hay que regar habitualmente, pero sin olvidar un dato importante. la temperatura y humedad, que nos indicará el tiempo óptimo para cada riego. Un indicativo que nos avisa de que nuestro césped necesita agua es cuando el mismo comienza a adquirir una tonalidad azulada y grisácea. No olvidar eso si, que si nuestro césped es joven y se ha plantado recientemente, necesitará que lo rieguen una vez al día para que las raíces nazcan fuertes.

 

4) Control de malas hierbas

Un error muy habitual es eliminar las malas hierbas de forma manual, sin usar herramientas, algo que no recomendamos nunca debido a que la raíz de dicha hierba quedará bajo la tierra, volviendo a crecer más pronto que tarde. El uso de herramientas especiales, como un escarificador o una escardilla, ayudarán a quitar las malas hierbas desde la raíz. Si aún así persisten un truco infalible que usamos es un herbicida, mano de santo. Tener persistencia es la única clave de este punto, la naturaleza se abre camino siempre que puede.

 

5) Aireado

Todas las plantas necesitan oxígeno para vivir y nuestro césped no es una excepción. Si el nuestro es demasiado denso, posiblemente las propias raíces se hayan agrupado de tal forma que no deja pasar el suficiente oxígeno. En este consejo, podemos usar un rastrillo por ejemplo, y hacer agujeros en el suelo para posteriormente rellenar con arena gruesa, que dará paso al aireado que necesita nuestro césped para volver a crecer y reforzar sus tallos.

 

Esperamos que te hayan servido estos súper consejos sobre la salud de tu césped y que puedas disfrutar de esta maravillosa hierba que tanto buenos momentos nos han dado en la vida.